fbpx

No hay productos en el carrito
Menú

Educar a los niños con inteligencia emocional

El llanto, la ira y las rabietas pueden ser una oportunidad para entrenar a tu hijo a desarrollar su inteligencia emocional, una facultad fundamental para crecer seguro, feliz y bien en el colegio. El psicólogo estadounidense John Gottman explica cómo hacerlo en 5 pasos.

Los niños más equilibrados y serenos, los más seguros de sí mismos, los mejores en la escuela y los más felices, son los que tienen la inteligencia emocional más desarrollada. Es decir, esa inteligencia que está en la base del autocontrol, la atención a los demás y la empatía.

Estos son los resultados de un estudio, que duró varios años, realizado por el psicólogo estadounidense John Gottman. Otro hallazgo importante de la investigación de Gottman es que esta inteligencia no es innata, pero se puede aprender. Y los mejores maestros son los padres, que pueden convertirse en verdaderos entrenadores emocionales.

Sin embargo, no se trata de ser un padre permisivo: se deben aceptar sentimientos, pero no comportamientos, que si están mal deben corregirse. Aunque Gottman tiende a argumentar que los niños entrenados emocionalmente terminan comportándose mejor que los niños de padres demasiado permisivos o autoritarios por tres razones:

  1. Los niños que sienten que sus padres los entienden y están genuinamente interesados ​​en su vida, no necesitan actuar ni hacer rabietas para llamar su atención.
  2. Los niños entrenados emocionalmente desde una edad temprana aprenden a calmarse por sí mismos y son capaces de relajarse incluso bajo estrés.
  3. El vínculo emocional entre padres e hijos se hace más estrecho y los niños son más receptivos a las peticiones de los padres, están más dispuestos a agradar que a decepcionar.

1) En primer lugar trata de entender si detrás del mal comportamiento de un niño hay una incomodidad, como los celos entre hermanos, una adaptación escolar difícil, etc.

Cuando un niño está enojado, tenso, asustado, el padre debe hacer un esfuerzo por identificarse con él y comprender qué pudo haberle generado esta emoción. Un niño de tres años no puede decir: “Lo siento mamá por ser testarudo y caprichoso, pero el traslado al nuevo jardín de infancia me ha estresado mucho” … Por lo tanto, es tarea del adulto tratar de entender qué hay detrás y estudiar ese comportamiento.

Tal vez un niño se porta mal porque está celoso de su hermano pequeño, o está tenso por entrar a la guardería, tal vez tiene miedo porque ha escuchado una pelea entre sus padres o ha respirado algo de tensión en la familia. “Cuando sientes lo que siente tu hijo, estás experimentando empatía, que es la base del entrenamiento emocional. Cuando estás sintonizado con las emociones de tu hijo, puedes pasar al siguiente paso.

2) Considera el momento de crisis de tu hijo como una buena oportunidad para entrenarlo emocionalmente.

Cuando tu hijo rompe a llorar, está enfadado o aburrido, en lugar de ponerte nervioso y abrumado por las emociones negativas, debes mantener seguridad y piensa en este momento como una gran oportunidad para entrenar a tu hijo emocionalmente. Otra actitud que hay que evitar es ignorar o menospreciar las emociones negativas pensando que pasan solas o que no son importantes. En cambio, los niños necesitan aprender a comprender lo que sienten al escuchar a sus padres y, para no crecer con inseguridades, deben sentirse comprendidos.

El consejo de Gottman es aprender a reconocer las emociones antes de que provoquen una crisis. Se debe tratar de resolver los problemas juntos antes de que estallen. Por ejemplo, si tu hijo está tenso por la próxima visita al dentista, es mejor hablar sobre este miedo el día antes de la visita y no esperar la crisis del llanto en el consultorio dental; Si un niño rompe un juguete, debes mostrar interés e inquietud de inmediato, así aprenderá que sois aliados y que estáis ahí para ayudarle.

3) Escucha los sentimientos de tu hijo sin juzgar ni dar soluciones

Cuando te das cuenta de que el momento de crisis de tu hijo es una oportunidad para enseñar y resolver problemas, entonces estás listo para la fase más importante: la escucha empática. Siéntate a su altura, habla de forma relajada, tómate un tiempo, demuestra que entiendes lo que está sintiendo y evita las críticas. Lo más importante en esta fase es reconocer los sentimientos de los niños y no darles soluciones ni contradecirlos pensando en minimizar un problema.

Por ejemplo: una madre ve a su pequeña triste y le pregunta qué le pasa. La niña le dijo que sus amigos ya no juegan con ella en el recreo. Su madre le decía instintivamente que no se preocupara y que jugara con los demás. Pero eso sería como decir que el suyo es un problema inútil y disminuir la emoción de tristeza de su hija. Para ser empática, la madre debe escuchar atentamente toda la historia de su hija, investigar lo que está sintiendo haciendo preguntas como: “Este problema te preocupa, ¿no?”.

4) Ayuda al niño a encontrar las palabras para definir las emociones que siente.

Una fase extremadamente importante del entrenamiento emocional es ayudar a los niños a nombrar las emociones que están experimentando. “Dotar de palabras a los niños puede ayudarles a transformar una sensación amorfa y desagradable en algo definible y por tanto con límites muy precisos, como cualquier otro elemento normal de la vida diaria. La ira, la tristeza y el miedo se convierten así en expresiones comunes a todos y que todos son capaces de manejar”. dice Gottman.

“El niño no solo se siente así comprendido, sino que ahora también tiene una palabra para definir su estado de ánimo”. Estudios específicos han demostrado que nombrar las emociones tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso y ayuda a los niños a salir más rápidamente de situaciones problemáticas. Entonces, para ser un buen coach emocional tienes que ayudar a los más pequeños a desarrollar un vocabulario con el que expresar emociones. Continuando con el ejemplo anterior, después de haber escuchado la historia de la pequeña, la madre puede decir “Yo también me pondría triste si mis amigos se comportaran así”, “Entiendo que estés triste”.

5) Pon límites al comportamiento incorrecto y ayuda al niño a encontrar la solución al problema por sí mismo.

Después de reconocer la emoción detrás del mal comportamiento, ponerse en el lugar del niño, ayudarlo a darle un nombre a lo que siente, ahora debes hacerle entender que aunque el sentimiento negativo y la emoción sean comprensibles, ciertos comportamientos son inaceptables. De hecho, es deber de los padres poner límites a los berrinches y comportamientos incorrectos o peligrosos.

Por ejemplo: “Estás enfadado porque tu amigo se llevó tu juguete. Yo también estaría enfadado. Pero no está bien pegarle. ¿Qué podrías hacer en su lugar?” o “Está bien sentir celos de tu hermana. Pero no está bien decirle cosas malas. ¿No se te ocurre otra forma de lidiar con estos sentimientos?”.

Gottman recomienda que al recuperar a un niño, los padres actúen con firmeza pero sin dañar la dignidad del niño. Por lo tanto, deben evitarse los castigos humillantes. La exclusión temporal puede funcionar (alejar al niño hasta que se calme) pero hay que hacerlo con mucha sensibilidad, es decir, sin usar actitudes bruscas ni gritos.

Una vez que haya dejado de gritar y llorar, debes ayudarlo a resolver el problema.

Primero que nada pregúntale al niño qué le gustaría. “Es importante, sin embargo, abstenerse de una intervención demasiado urgente. Si realmente deseas que tu hijo comprenda las conclusiones, debes alentarlo a generar sus propias ideas “ .

Para ayudar a un niño pequeño a encontrar la solución por sí mismo al problema que lo aflige, podrías jugar a un juego de fantasía, como usar muñecos y escribir dos versiones de una solución (la correcta y la incorrecta). Por ejemplo: dos muñecos pueden estar involucrados en la pelea por un juguete. En el primer escenario, la muñeca agarra el juguete sin siquiera preguntar. En el segundo, el muñeco pide que le permitan tomar el juguete y le ofrece al otro muñeco que jueguen juntos.

Con los niños mayores podéis reuniros para pensar en diferentes soluciones, incluso escribir una lista en una hoja de papel y luego tachar las que no les gustan.

Una técnica para ayudar a visualizar una solución es establecer relaciones entre los triunfos pasados ​​y futuros. “Puedes recordarle un objetivo que ya ha logrado y luego animarlo a visualizarlo, tratando de lograr algo nuevo con un éxito similar”.

Por ejemplo, un niño al que no le gusta ir a la guardería, puedes decirle: “Veo que este problema te hace sentir mal … ¿Recuerdas alguna otra vez que te sentiste así? “. El niño podría responder: “Sí, cuando un amigo me tiró del pelo”. En este punto se le puede preguntar qué había hecho en esa situación, de esta manera el niño visualiza cómo había resuelto con éxito ese problema y le ayuda a encontrar una solución similar.

Una vez que un niño propone una o más soluciones, puedes ayudarlo a evaluar cuál es la correcta preguntándole: “¿Crees que funcionará?” “¿Cómo crees que te sentirás después? ¿Cómo se sentirán los demás? ”.

Es útil contar cómo enfrentó problemas similares cuando era niño y qué aprendió de esa experiencia.

Por último, si tu hijo se inclina por una solución que no es adecuada para ti, pero que sigue siendo inofensiva, deja que la ponga en práctica. Entonces, si falla, puede alentarlo a intentarlo otra vez. Además, la solución incorrecta de un problema ayuda a los niños a analizar sus errores y los más pequeños aprenden mucho de ellos.

Facebook
Twitter
YouTube
Pinterest
LinkedIn
Instagram

MENSAJES RECIENTES

problemas de matemáticas

7 problemas de matemáticas que estimulan el aprendizaje

problemas de matemáticas

7 problemes de matemàtiques que estimulen l'aprenentatge

REVIEWS

Deja un comentario


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies